piscines MARINAL - histoire du béton

El hormigón  hace su aparición en la Antigüedad. La receta del hormigón es en esa época un secreto militar, mantenido confidencial por los Fenicios debido a su importancia estratégica, ya que este nuevo material permite la construcción de puertos artificiales, fortalezas, templos…
Esta técnica se extiende por las colonias griegas gracias a las conquistas de Alejandro Magno.
El conocimiento de la mezcla de cal, arcilla, arena y agua es, en efecto, muy antiguo. Los egipcios lo utilizaban desde 2600 años antes de C.
Hacia el siglo I, los romanos perfeccionan este aglutinante añadiendo tierra volcánica de Pouzzole o teja molida.

Vertido en encofrados de madera, esta mezcla ha permitido remarcables realizaciones de la arquitectura del Imperio Romano.

El descubrimiento del cemento en 1818, por Louis Vicat, ingeniero francés de la Escuela Nacional de Caminos y Puentes y el empleo de armaduras de acero, constituyen el advenimiento del hormigón armado.

El hormigón es actualmente el material de construcción más extendido en el mundo.

La técnica utilizada por MARINAL: la más tradicional, la del hormigón armado encofrado.

El hormigón armado encofrado es una técnica utilizada en la ingeniería civil y en la construcción para construir puentes, embalses hidráulicos, inmuebles de viviendas…

MARINAL ha adaptado este principio a la piscina simplificándolo mediante la fabricación de paneles portátiles a mano de acero galvanizado, los cuales permanecen integrados en la estructura y contribuyen a reforzar el hormigón, aumentando sus capacidades mecánicas (principio del sistema de encofrado estructural integrado).

El hormigón utilizado es un hormigón clásico, procedente directamente de centrales de hormigón, es decir, normalizado y perfectamente homogéneo (normas europeas).

El agua sobrante se elimina a medida que se efectúa el vertido y se controla visualmente el llenado del hormigón en los paneles.

El vertido de 20 cm de la losa de fondo y  de 16 cm de las paredes, constituyen la  garantía de una obra monobloque, indeformable y antifisuración.

La técnica MARINAL es perfecta para los terrenos difíciles, incluso para aplicaciones antisísmicas.